Posteado por: pinceladasdefutbol | mayo 2, 2008

El triunfo del anti-Mourinho


Una enorme sonrisa azul inundó la noche del miércoles las calles de Londres, que ayer despertó como se acostó: feliz y azul. Por segunda vez en tres años, un equipo de la ciudad disputará la final de la Champions, un título que ningún equipo de la capital de Inglaterra tiene en su museo. Cinco años ha tardado Roman Abramovic en conseguir la final que le pidió a Mourinho. El portugués ganó tres ligas, pero se quedó dos veces a las puertas de la final de la Copa de Europa, a la que el equipo de Stamford Bridge accede de la mano de Avram Grant, un judío. Para más idoneidad, la final se jugará en Moscú y el presidente del Chelsea es ruso. Abramovic se abrazó emocionado a sus jugadores en el vestuario de Stamford Bridge, lugar azul que nunca estuvo tan cerca del cielo como la noche del miércoles. Primero, cuando Lampard transformó el penalti que supuso el 2-1 y besó una foto de su madre -fallecida hace ocho días-, echándose a llorar sobre el césped. Y poco después, cuando Avram Grant explicó el porqué del brazalete negro con la estrella de David sobre la americana de su traje. “No fue un día fácil para mí. Justamente se celebraba en Israel el día del Holocausto, al que mi padre sobrevivió no sin antes haber sido obligado a cavar con sus propias manos las tumbas para enterrar a sus padres y a una hermana”. Grant, a quien grupos antisemitas amenazaron de muerte en febrero, visitó ayer Auschwitz, el antiguo campo nazi de exterminio donde murieron sus padres.

El triunfo para el entrenador israelí resultó doblemente reivindicativo. Tal vez sea el técnico menos carismático de los últimos tiempos en un club de elite. Triunfó en Israel pero el único en Europa que creyó en él fue Milan Mandaric, el antiguo propietario del Portsmouth. En septiembre, cuando Grant relevó a Mourinho, daba la sensación de que era más un parche que un elegido con todas las consecuencias. En Londres se lo tomaban a guasa. Le apodaban con sorna el hombre de la BBC: el hombre de los balones (balls), los petos (bibs) y los conos (cones).

Desde su llegada, el Chelsea sólo ha perdido cuatro partidos y, sin embargo, hasta ahora había sido ninguneado por la prensa y por la mayoría de sus jugadores, muchos de los cuales, alborozados, corrieron a abrazarle tras el triunfo del miércoles. Se lo ganó a pulso. No lo tuvo fácil. En absoluto. “Si hubiera hecho caso de lo que se decía de mí, no hubiéramos ganado ni la mitad de nuestros partidos. He tenido que demostrar más que los otros pero ahora comprendo por qué perdimos dos veces (2005 y 2007) contra el Liverpool en las semifinales de la Champions”, resumió en una velada referencia por primera vez a su antecesor en el banquillo, Mourinho.

Hace tres décadas, la sonrisa azul no era la de felicidad que ayer llenó el sur de la capital, era algo mucho más terrible: el corte que los violentos niños de papá hinchas del Chelsea dejaban las tardes de los sábados, después de los partidos, en la cara de sus rivales, en especial los del Tottenham, el equipo judío de Londres. Curioso que el club haya llegado a su primera gran final de la mano de Abramovich y Grant, dos judíos. En los orígenes del hooliganismo, los chicos del barrio pijo -el término chelseaboy siempre señaló a los hijos de papá en Londres- fueron muy malos, tanto que fueron los primeros en traspasar la frontera de la grada al National Front. Muchos de aquello chicos malos estaban el martes en Stamford Bridge, algunos tan cerca de Benítez que asustaba ver cómo increpaban al técnico español. En el banquillo local, Grant observaba con su discreción habitual.

Anuncios

Responses

  1. Máginfica vuelta, ya la echaba de menos. Espero y deseo que no me tengas 20 días sin poder leerte.

    Un saludo
    http://pasionsevillista.blogspot.com

  2. Sinceramente creo que esa copa se la ha ganado a pulso Mourinho, pero por casualidades del destino ese honor ha recaido sobre Grant.

    Un Saludo y buena vuelta,
    http://corazonesfutboleros.blogspot.com

  3. @Muchas gracias amigo.

  4. Un partidazo de todo el conjunto del Chelsea. La presión que ejercieron en la medular fue aplastante. Además, incluso trataron bien el esférico y llegaron por bandas. Leía en otro blog que el Chelsea únicamente tuvo las opciones de balón a Drogba, carrera de Joe Cole y rechaze que recogía Lampard. No estoy para nada de acuerdo. El bloque de Grant jugó un muy buen partido, con llegadas de todos los colores. (el 3-1 es una jugada combinativa genial). Final merecida por esta generación de futbolistas.

    Un Saludo

  5. Por cierto, uno de los dos siguientes mitos caerá en la final.

    – Mucha gente dice que Cristiano Ronaldo “no es tan bueno” (con haberlo visto un partido ya les es suficiente para decirlo). Si no gana la Champions pensarán que se confirma su opinión y que es mediocre.

    – Si no la gana el Chelsea, dirán que Abramovich solo quería la Champions y sigue fracasando sin conseguirla, pese al dinero puesto (sin tener en cuenta que siempre llega a semis y que ha ganado Ligas que hacia 50 años que no ganaban, copas, etc). Aunque bueno, si gana la Champions el Chelsea, dirán que no tiene mérito, que ha sido por el dinero… No hay nada que el Chelsea pueda conseguir para cambiar la opinión de los detractores de Abramovich.

  6. http://www.dedomingoadomingo.com

    Ahí tenéis un comentario más extenso del partido, pero creo que la mala suerte se cebó anoche con el Chelsea.

    Un saludo

  7. Si fuera Abramovich traigo a Rijkaard.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: