Posteado por: pinceladasdefutbol | julio 21, 2008

LA PREMIER EN MANOS FORANEAS

Egipcios, rusos, estadounidenses, islandeses e incluso tailandeses se están apoderando de media ‘Premier League’. Los magnates extranjeros ven en el fútbol inglés el lugar ideal para darse a conocer…y hacer negocio. un desembarco masivo que preocupa a los aficionados y a la propia UEFA.

Pocos esperaban que once años después de que el egipcio Mohamed Al Fayed comprara el Fulham en 1997, la Premier se convertiría en un campeonato controlado por magnates extranjeros. El multimillonario egipcio, propietario de los famosos almacenes Harrods de Londres, compró el club del barrio de Fulham el mismo verano que falleció su hijo tras el conocido accidente de coche junto a Diana de Gales en París. Al Fayed se hizo cargo del Fulham cuando el club militaba en la Second Division (ahora League One y equivalente a la Segunda División B) y en sólo cuatro años lo llevó a la máxima categoría inglesa, división que no abandona desde el ascenso. El club londinense incluso debutó en la UEFA Cup en la campaña 2002-03 vía Intertoto.

El empresario egipcio fue pionero, pero fue la irrupción de Roman Abramovich lo que supuso un punto de inflexión. Este magnate ruso, que se hizo multimillonario gracias al petroleo, se hizo con el control del Chelsea en el 2003. En ese momento la revista Forbes le atribuía una de las mayores fortunas del planeta. Abramovich, un ‘self-made man’ más propio de los EEUU que de Rusia, se ha hecho más famoso gracias al fútbol que a sus negocios; el Chelsea ha sido su propaganda particular. El propietario blue creó escuela hasta el punto que es un fenómeno generalizado que los clubs de la Premier estén bajo mando extranjero. Malcolm Glazer fue el primer estadounidense en apostar por el fútbol para irrumpir con fuerza en las Islas. En el 2005 compró el Manchester United (también es propietario de un equipo de la NFL) y dio las riendas del club a dos de sus hijos. Michael Lerner, que posee los Cleveland Browns de fútbol americano, quiso repetir duelo con Glazer pero en soccer y compró el Aston Villa. El trío yankee lo culminan Tom Hicks y George Gillet, que se convirtieron en máximos accionistas del Liverpool en 2007. El Arsenal es el único grande que no ha sucumbido ‘totalmente’ a la redes foráneas. De momento un estadounidense tiene un 12 % de las acciones, mientras que el uzbeko (con nacionalidad rusa) Alisher Usmanov posee otro 15 %. Con este panorama es cuestión de tiempo que el club caiga en manos de un magnate. Los gunners ya hipotecaron el nombre de su querido y desaparecido Highbury por el dinero que pagó Fly Emirates.

Platini, en contra

 

El mundo del fútbol no ha sido ajeno a la llegada de estos multimillonarios dispuestos a labrarse un nombre fuera de las finanzas gracias al fútbol. Si hace poco preocupaba la llegada masiva de jugadores foráneos que perjudica la aparición de jóvenes talentos para los pross, ahora los aficionados ven con recelo que su equipo esté dirigido por alguien ajeno al sentimiento de la entidad. ¿Qué pasará cuando se cansen del club? se preguntan los seguidores. Tom Hicks, hijo de uno de los propietarios del Liverpool, fue expulsado de un pub tras ser abucheado por la afición red, que ha manifestado su disconformidad con los nuevos mandatarios y se ha pocisionado del lado de Rafa Benítez, que ha tenido algún rifirrafe con Hicks y Gillet.

La llegada de Glazer también fue muy criticada en Old Trafford. Pero cumpliendo el tópico, el ‘balón ha entrado’ y las dos últimas ligas y la Champions han apagado un fuego que puede avivarse cuando las cosas vayan mal. En el rival ciudadano del United tampoco ha sentado nada bien la llegada de Shinawatra. Noel Gallagher, miembro del grupo musical Oasis y uno de los ‘citizens’ más conocidos, no se mordió la lengua y dijo que el tailandés “vive en las nubes” y le llamó “nutcase” (‘demente’ en lenguaje coloquial) tras echar a Sven-Goran Eriksson. A las protestas de los supporters hay que añadirle las críticas del presidente de la UEFA, Michel Platini.”No vienen porque les gusta el fútbol; sólo quieren hacer dinero. Hay que detenerlos porque los clubs ingleses corren el riesgo de perder su identidad”, aseguró el ex futbolista galo. En Inglaterra también estan preocupados e incluso el ministro de deportes se reunió con los organismos del fútbol inglés para debatir el tema. La desconfianza y la falta de transparencia de alguno de estos magnates siembra dudas. Shinawatra tuvo que irse de Tailandia tras ser derrocado, mientras que Hicks puso dinero de extraña procedencia para que Bush llegara a la Casa Blanca. En los últimos días incluso se ha rumoreado que un hermanastro de Bin Laden podría comprar el Newcastle. Visto lo visto, todo es posible en la Premier.

¿Sólo en Inglaterra?

 

Los magnates han centrado su interés en la liga inglesa aunque en el fútbol europeo hay algún caso similar. El propio Abramovich tiene intereses en varios clubs, mientras que un paisano suyo como Vladimir Romanov está al frente del Hearts escocés. En Francia, el Mónaco está presidido por un estadounidense y dos bancos de los EUA tienen el 66 % de las acciones del PSG. En Italia tenemos el ejemplo del libio Gaddafi, que satisfizo a su hijo haciéndose con parte de la Juventus. En España sólo Barça, Athletic, Osasuna y Real Madrid no deben tener miedo ante un posible desembarco extranjero porque no son sociedades anónimas.

Anuncios

Responses

  1. No entiendo cual es el problema. Si muchas de las estrellas son extranjeras, ¿por qué no los dueños?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: